La Igualdad y la Pobreza

img-16

Imagen tomada del articulo “Ambulantaje en Imagenes”

Hace ya algunos años, el Dr. Enrique Canales escribió en su columna sobre Administración de la Tecnología, un artículo titulado “La Ley de la Igualdad” en el periódico “El Norte” de Monterrey, que en forma resumida  la expresaba como:

La ley de la igualdad establece que, si haces las cosas igual o peor que tu competidor, poco a poco te vas a ir achicando el margen de contribución y a tu competidor también.

Si quisiéramos expresar la ley de la igualdad con toda su rudeza, tendríamos que decir que “la igualdad produce pobreza”

Directo y real el argumento de Don Enrique (QEPD), como el, como norteño que fue,… y sin embargo tan vigente y tan amargamente cierto,  porque siguiendo con la tesis de Don Enrique, somos lo que hacemos y si no encontramos nuestra Fregoneria Fundamental que nos hace únicos, estamos condenados al hastió de la mediocridad,

Para ejemplificar esta llamada Ley de la Igualdad, Don Enrique contaba una anécdota de Naranjasun senior que llegaba a una gran ciudad, en una vista se encontró a una “María” (así llamábamos a las vendedoras ambulantes de origen indígena) que vendía naranjas y como el personaje se le antojaron las frutas le pregunta a la “María”: “A cuánto me das las naranjas?”, ella inmediatamente le contesto “Doce pesos la docena”, pero el personaje vio que cruzando había otra vendedora de naranjas y entonces se cruzó la calle y le pregunto a esta otra: ”Tu a cuanto me das las naranjas?”, esta segunda vendedora le contesta: “ A catorce pesos la docena,..”, el personaje casi de inmediato le responde “Achis si tu vecina de allá me las da a 12 pesos, tu porque a 14 ,..” ella le contesto “Si pero estas son mejores, son más buenas,..” …se entablaron entonces en una pequeña argumentación y el personaje comprador le dice, “Pues para mí son iguales, y naranjas son naranjas, déjame voy y se las compro a tu vecina cruzando la calle”,. La segunda “María” entonces reacciona y le dice “Bueno se las dejo a 10 pesos”,.. a lo que el personaje vendedor le dice: ”Espérame ahorita vuelvo,…” y se cruza la calle con la primera vendedora y llegando le dice “ Tu vecina de enfrente me deja la docena en 10 pesos,…”..bueno así sigue el cuento, no sé en cuanto al final alguna de las 2 “Marías”, le vendió las naranjas al personaje de le anécdota

Al final la moraleja del cuento es simple, si vendemos algo que a los ojos de quien lo compra es igual que lo que vende cualquier otro, pues la ley de menor precio gana y por ende la pobreza ya que las ganancias de los competidores se ven mermadas a un mínimo y entonces se entra en una dinámica de reducción de costos, que tampoco es muy saludable ni sostenible en el tiempo porque al final todos tienen acceso a los mimos recursos y a las mismas formas de eficientizar sus procesos, para finalmente llegar a “regalar” para sobrevivir y así entra esta dinámica en una etapa de miseria, de consolidaciones y finalmente en un sistema que todos pierden hasta los clientes, ya que los pocos sobrevivientes de esta guerra de miseria re definirán el mercado, la industria y lo que el cliente quiera,…

Pero debo aclarar que la no igualdad o desigualdad que aquí se trata, no es la desigualdad social-económica que actualmente es un cáncer de la humanidad y que ha sido generado por vicios creados y deformaciones en los principios del libre mercado que han sido fomentados por oligopolios económicos y de poder, que en complicidad con gobiernos corruptos, han creado un sistema de inequidad y de devaluación del trabajo que es todo lo contrario a  esa desigualdad por buscar un mejor bienestar a través de la libre competencia resultante de la búsqueda de la Fregoneria individual , desgraciadamente esa apertura de mercados no ha ido acompañada por regulaciones de competencia adecuadas que elimines esos vicios y permitan el crecimiento de una riqueza basada en las búsqueda del bienestar equilibrado de todos.

Pero hay que decir que también por otro lado, el proteccionismo artificial de la igualdad contario a la búsqueda de la propia Fregoneria o vocación individual, lo único que ha probado es ser un fracaso político, social y económico, como lo demostró la caída del comunismo y del socialismo como doctrinas de estado pura.

Lo que me motivo a escribir sobre este tema fue el notar que a pesar de estar en la era de la innovación, la tecnología y la disrupción en su más amplio sentido, hoy se sigue observando el mismo síndrome de “igualdad”, es decir la falta de diferenciación de ofertas, así se ve que todas  “naranjas”  que nos ofrecen hoy son iguales, muchos creen que por publicar videos en Youtube que llegan al millón de “likes” o poner un sitio web donde comprar sus productos o tener una página de Facebook con más de miles de seguidores o servicios, tener app’s de moda que cualquiera puede descargar en su teléfono inteligente o tener “presencia virtual” en todas las redes sociales,.. ya con eso creen que se diferencián de la competencia, pero será cierto?

Pues les tengo malas nuevas, NO eso ya no es suficiente sien lo que ofreces no hay algo único y diferenciador que te haga ser preferido en vez de a tu competidor, no porque en su país, región o ciudad la competencia local aún no está en este nuevo nivel mínimo profesional porque este tipo de reclusos aun no estén muy difundidos o que la penetración del internet aun sea baja, no significa que los hace diferentes ya que al contrario de lo que muchos piensan, la internet no ha traído ventajas sino más competencia y por ello hay que saberla usar en tu favor, porque si tu abres la “caja de pandora”, enseñaras a los usuarios de tu mercado a tener acceso a más competidores, quizá con mejores contenidos, o más accesibles, o más baratos o quizá hasta gratis.

Por ello como tú conoces de tu lugar, tu cultura y tu medio, si lo combinas con tu Fregoneria, echaras a andar la maquinita de hacer dinero con esta herramienta de nivel profesional mínimo, llamada internet, pero sino: primero aprende de este nuevo nivel mínimo profesional en el que se está moviendo el mundo y segundo aprende a apalancarte en el para servir mejor que tus competidores a tus clientes actuales o potenciales

Por último, no caigas en la autocompasión del “si yo pudiera”, si yo tuviera los recursos, si tuviera las conexiones, si tuviera el conocimiento… porque de eso se trata este mundo del internet: ¡si no tienes el conocimiento, adquiérelo!!!  hay mucho de donde aprender; ¡si no tienes las conexiones, desarróllalas!! Participa en foros que hay, inscríbete selectivamente a donde tengas que subscribirte y atiende virtualmente a webinars, cursos, etc.; ¡No tienes los recursos, quizá ni los necesitas! Revisa tu modelo de negocio para hacerlo diferente a como lo hacen los otros, conoce y analiza lo que puedes hacer con lo que hay disponible gratis o de bajo costo, crea alianzas reales o virtuales apalancándote en el internet,…

Bueno pues ya está, manos a la obra, empiecen la búsqueda de su Fregoneria pero al mismo tiempo manténganse actualizados en el nivel mínimo profesional y mucha suerte, los mantendrán entretenidos este par de tareas,…

 

 

Que tengan un excelente dia!!!!!

 

 

CG